Mc 9, 2-10. 28 de febrero 2021.

El mensaje de este domingo es una clara invitación a retomar nuestra experiencia de oración. Ésta ha de volver al centro de nuestra cotidianidad tan ajetreada, con pocos espacios para respirar a Dios, y volver a sentir su amor presente e incondicional.

El EcoEvangelio se plantea en esta línea, resalta la subida a la montaña, porque los cristianos «no escapamos del mundo, ni negamos la naturaleza cuando queremos encontrarnos con Dios» (LS 235).

Jesús nos ha elegido también a nosotros para subir a la montaña junto a Él, para liberarnos del peso de la vida cotidiana y respirar el aire puro de la Creación. Esta subida nos dará altura interior y nos permitirá intuir al Creador (Cf. Benedicto XVI).

Si gustas leer la reflexión completa que acompaña este Ecopost, descárgala enseguida y compártela.