El EcoEvangelio de esta semana, primera de Pascua, es un llamado a contemplar esta nueva Creación, la que el Resucitado ha inaugurado y que junto a la humanidad entera está conduciendo a la eternidad.

Que la vida nueva del Resucitado nos ilumine interiormente para que podamos ver más allá de lo que nuestros ojos alcanzan a conocer. Que podamos comprender que «Cristo ha asumido en sí este mundo material y ahora, resucitado, habita en lo íntimo de cada ser, rodeándolo con su cariño y penetrándolo con su luz» (LS 221).

Desde la fe alabemos a Dios por todas las criaturas, comprometiéndonos a custodiarlas con cariño y agradecimiento.

Si quieres leer la reflexión completa del EcoEvangelio Pincha Aquí