El Camino de Santiago ha sido, y sigue siendo, sin duda, la ruta más antigua, más concurrida y más celebrada del viejo continente. Santiago también ha compartido la atracción de los caminantes y andadores de todos los tiempos pero, además, ha creado una ruta, ha hecho un Camino. A Santiago y a Galicia se puede llegar de muchas maneras. Pero la mejor forma de venir es por el Camino de Santiago.
Alrededor del año 820 se produce el hallazgo de la tumba de Santiago el Mayor e inmediatamente, la creación del lugar sagrado para venerar sus restos. Hoy, doce siglos después, la peregrinación constituye una experiencia única frente a un mundo globalizado.
El fenómeno de las peregrinaciones pronto se convirtió en destacado eje espiritual y cultural de Europa, y Santiago en gran centro de peregrinación, junto a Roma y Jerusalén. El Camino ha sido una verdadera “autovía del conocimiento.
En Santiago de Compostela se celebra el año jubilar cada vez que el 25 de julio, día de Santiago el Mayor, coincide en domingo. Sucede con una secuencia temporal de seis, cinco, seis y once años. Se inaugura con la apertura de la Puerta Santa la tarde del 31 de diciembre del año anterior.
El Camino de Santiago es una opción siempre constructiva, donde cada persona logra, de algún modo, resituarse, relativizar y reevaluar su propia existencia. Siempre abierto a todas las experiencias, cada uno deberá participar de forma discreta y sosegada.

Desde la Delegación de Catequesis de Santiago de Compostela, y en concreto, desde Catequesis Disferente, ponemos a vuestra disposición, este bloque sobre el Camino de Santiago para personas con diversidad funcional.

Para descargar el Bloque sobre el Camino de Santiago:

Para descargar las fichas a tamaño real, visita nuestra zona de Recursos: Catequesis para NNEE