La Declaración del Concilio Vaticano II Gravissimum Educationis, sobre el deber de la educación, y más recientemente el documento Amoris Laetitia del papa Francisco, indican que los padres de familia son los primeros educadores de la fe de sus hijos; así se ha hecho durante este tiempo de confinamiento, en el que no se ha podido asistir a la tradicional catequesis parroquial. Recordamos que la Iglesia como madre y maestra, sólo presta ayuda a los padres de familia en este sagrado deber de educar a los hijos en la fe.

A continuación, leemos algunos números de la declaración Gravissimum Educationis y de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia.

Abre el PDF