08 de agosto de 2021.  Juan 6, 41-51

Comiéndote sabremos ser comida

En el Evangelio de hoy, Jesús nos dice: «Yo soy el Pan que da la vida». Con esta autopresentación está expresando cómo entiende él su propia existencia, su misión aquí en el mundo. Y en este sentido la imagen del pan es muy sugerente, porque para que el pan y todos los alimentos cumplan su función en nuestro organismo necesitan ser masticados y destruidos. Ya podemos imaginarnos por donde va la misión que Jesús ha comprendido de su vida, estar dispuesto a ser destruido para darnos vida (cf. S. Béjar).

Esta misma misión es la que nos comparte, es con la que “comulgamos” al “tragarnos a Jesús”, una expresión muy áspera pero que al menos tiene la ventaja de ser familiar en nuestro vocabulario: “no trago a tal persona”. “Tragarnos a Jesús” nos ayuda un poco mas a comprender lo que significaría tragarnos su mentalidad, sus opciones, sus preferencias, su estilo de vida (cf. D. Aleixandre). La Eucaristía, entonces, es tremendamente comprometedora, el que coma el Pan de Vida tiene que estar dispuesto a entregar su vida y ser alimento para la vida de este mundo.

Os dejamos el link del EcoEvangelio completo.