¿Y si este año se lo dedicamos a Dios?
¿Cómo cambiaría nuestra vida en este tiempo?
Si le preferimos a Él antes que a todo.
Si cada día queremos agradarle con todo lo que hacemos, con todo lo que somos.
Si cada día lo preparamos como un regalo para Él.
Si le abrimos nuestro corazón para recibirle
Si nos dejamos guiar por su voz y sus planes
¿No sería lo más increíble del mundo?
Un año de aventuras junto a Jesús.

Pincha en la imagen para ver el vídeo: