Hoy celebramos la memoria del papa san Pío V (1507-1572), fraile dominico, ejemplo de pobreza, humildad y ardor apostólico. Recogió las consignas del recién clausurado Concilio de Trento (1545-1563) y se propuso terminar la publicación del Catecismo Romano (1566), que también recibe el nombre de Catecismo de san Pío V, o Catecismo para párrocos, por estar especialmente dirigido a la formación pastoral de los sacerdotes y como base para la predicación. La Iglesia no volvería a reunir la doctrina en un catecismo único hasta el año 1992, siguiendo el esquema cuatripartito que consagró el Catecismo Romano: Símbolo de la Fe, vida cristiana, oración y celebración de la fe.

Fue un papa especialmente preocupado por la reforma de la Iglesia, poniendo todo su empeño en transformar las costumbres del clero y del pueblo de Dios, siempre consciente de los tiempos de cambio que le tocaba vivir. Hizo todo lo posible por promover la evangelización del Nuevo Mundo y de las zonas rurales más abandonadas.

En momentos de incertidumbre humana y pastoral, supo ofrecer un ejemplo de vida y de fe según el Espíritu de Dios. Hoy, el ejemplo de san Pío V, y en una situación pastoral y humana incierta como la que le tocó vivir a él, se vuelve más significativo. La Iglesia una vez más he tenido que salir al paso de las circunstancias y ha sabido adaptarse a los tiempos. Durante este tiempo de pandemia, los clásicos catecismos de papel, basados en el actual Catecismo de la Iglesia Católica, han tenido que ser transformados, gracias a las nuevas tecnologías del aprendizaje y la información, en catecismos digitales. Y la catequesis parroquial en catequesis familiar.

Desde las nuevas páginas de estos nuevos catecismos de la catequesis actual, que son las páginas web, queremos seguir aportando un granito de arena para acompañar a las familias en su tarea de continuar el proceso de iniciación en la fe de los niños, adolescentes y jóvenes, ofreciendo materiales para profundizar en la madurez la fe en familia, teniendo en cuenta el conocimiento de los fundamentos de la fe, la vivencia, la oración y la celebración de la fe en la Iglesia doméstica.

¡Feliz día de san Pio V!