Hoy vivimos un momento doloroso y difícil, sobre todo para la Virgen María que acaba de perder a su Hijo,Hijo,¡Su único hijo! Ella y toda la Iglesia están en silencio por la pena de la muerte de Jesús. Por eso, nosotros ahora nos disponemos a acompañarla.

En el Sábado Santo se recuerda especialmente a la Virgen María, por el sufrimiento tras la muerte de su hijo que está en la sepultura es un día de espera y recogimiento.  Este día es día de silencio y oración.