El pasado jueves, fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, Monseñor Julián Barrio, Arzobispo de Santiago de Compostela presidió la Misa Crismal que no se pudo celebrar en su día por las consecuencias derivadas de la pandemia del Covid 19 y la imposición del estado de alarma.

En esta ceremonia que se celebraba en la Iglesia de Santa María Salomé, y que contó únicamente con la presencia del obispo auxiliar, monseñor Jesús Fernández González, de los Vicarios y Arciprestes, el arzobispo bendijo los santos óleos y consagró el Santo Crisma.

A lo largo de la celebración se consagró el Santo Crisma y se bendijeron los óleos de los catecúmenos y de los enfermos, todos ellos aceites que se utilizarán durante el año para la celebración de algunos sacramentos y la consagración de templos, obispos y presbíteros.

Con el fin de hacer partícipes a todo el Pueblo santo de Dios de esta celebración, la Delegación Diocesana de Catequesis de Santiago de Compostela ha preparado un guión celebrativo para recibir y acoger y reservar estos Santos Óleos en las parroquias.

Ahora que también se termina para este curso la Catequesis en familia, a lo largo de la semana que viene, incluso el Domingo día de Corpus, se podrá aprovechar también en las parroquias para realizar la renovación de las promesas bautismales de los niños y niñas de primera comunión.

Recepción y Custodia de los Santos Óleos