“El lema para la campaña de Manos Unidas de este año puede sorprendernos. Sin embargo hemos de considerar que en el maltrato a la naturaleza quien más sufre las consecuencias son las personas empobrecidas. Son dos clamores que convergen, tanto el de los pobres como el del maltrato a la tierra por la codicia y la avaricia con que a veces actuamos”.

Así comienza la Carta Pastoral que el arzobispo, monseñor Julián Barrio, dedica a la Jornada de Manos Unidas contra el hambre y la pobreza en el mundo, que tendrá lugar el próximo domingo día 9 de febrero y que a nivel diocesano se celebrará en la parroquia de San Xosé de Milladoiro.

Durante los doce meses que dure la Campaña, Manos Unidas se va a centrar en denunciar las consecuencias que el deterioro medioambiental tiene sobre millones de personas, porque la crisis climática tiene, ante todo, un rostro humano: el de 821 millones de personas castigadas por el hambre; el de los más de 1.000 millones de pobres; el de quienes deben emigrar en busca de un sustento que la tierra les niega o de los que enferman a causa de la contaminación de las aguas y de los suelos. El lema es: “Quién más sufre el maltrato al planeta, no eres tú”

En su Carta Pastoral, el arzobispo compostelano afirma que “arropados en nuestro confort nos pasa desapercibida la situación de tantas personas que viven en unas condiciones insalubres tanto en el agua potable, como en el aire contaminado y en los alimentos en malas condiciones. Hemos de escuchar el clamor de los empobrecidos que como dice el papa Francisco.

Manos Unidas, la ONG católica, explica en los documentos de lanzamiento de su campaña anual que “el hambre y la pobreza son dos realidades muy relacionadas con los daños medioambientales, cuyas huellas más graves son la contaminación, el cambio climático, el agotamiento de los recursos, la destrucción de hábitats y ecosistemas, las inundaciones y las sequías extremas, la desertización y la deforestación.

En este sentido, además de las labores de denuncia y sensibilización que lleva a cabo en el marco de su trabajo de educación para el desarrollo, Manos Unidas apoya proyectos que ayudan a las comunidades a adaptarse a los cambios medioambientales y climáticos y promueve iniciativas destinadas a ayudar a las cada vez más numerosas personas que se ven obligadas a migrar, dejando atrás toda su vida, como consecuencia de la crisis climática.

El arzobispo de Santiago, por su parte, explica en su Carta Pastoral que “si cuidamos la naturaleza, estamos combatiendo la pobreza. Quienes más sufren las consecuencias de la degradación ambiental son las personas empobrecidas. Es urgente trabajar por una sociedad más justa y por un mundo sostenible. En medio de la búsqueda de la rentabilidad dominante sembrar gratuidad es cosechar humanidad”.

Amplia agenda de actos

Manos Unidas de Santiago ha programado una amplia agenda de actos para a dar conocer su 61 Campaña.

El Día del Ayuno Voluntario, hay previstas varias cenas solidarias del hambre en distintas parroquias: Fontiñas, San Fernando, Santa Susana, El Pilar, Los Tilos, Ortoño.

El sábado día 8 habrá un encuentro con el grupo Scout Tau y una celebración eucarística en Santa María de los Ángeles, en Brión, a las 20:00 horas.

Y el domingo día 9, Jornada Nacional de Manos Unidas, el acto central a nivel diocesano tendrá lugar en la parroquia de San Xosé de Milladoiro, con catequesis a las 11:30 horas y Santa Misa a las 12:30 horas. La colecta del sábado día 8 y del domingo día 9 en todas las iglesias irá destinada a Manos Unidas.

Carta Pastoral de mons. Barrio en la Campaña de “Manos Unidas”

Fuente: Archidiócesis Santiago de Compostela