Evangelio de San MARCOS 4, 35-41:
¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!
Mensaje: Jesús es el CAPITÁN
¡Toma Tú el TIMÓN de mi vida!

Acogida
Hermanos y hermanas:
Bienvenidos a esta Eucaristía. En el Evangelio de hoy vamos a ver a Jesús dando seguridad y confianza a sus discípulos que, en medio del mar, sienten el miedo por la tormenta. Y Jesús les llama a no tener miedo, a seguir hasta la otra orilla, porque él es el Señor y no deja solos a los suyos. Jesús también nos llama a nosotros hoy a  confiar en Dios. Y la razón es que El está con nosotros. Ánimo, tened fe, adelante, que no nos hundiremos si confiamos en Jesús.  (Dibujo de barco en una tormenta).

Peticiones de Perdón
Sabiendo por la fe que el Señor Jesús está siempre en medio de nosotros, acudimos a Él y nos acogemos a su misericordia.
– Tú, Jesús que calmas toda tempestad, perdona nuestras cobardías. Señor, ten piedad.
– Tú, Jesús que nos tienes que reprochar tantas veces nuestra falta de fe. Cristo, ten piedad.
– Tú, Jesús que, aún estando siempre con nosotros, no te reconocemos en los momentos difíciles. Señor, ten piedad.

Dios nuestro Padre tenga misericordia de nosotros, nos ayude a superar nuestros miedos y nos guíe hasta la vida eterna.

Monición a las lecturas
Hoy en el evangelio contemplaremos la escena de la tempestad calmada por Jesús en el lago de Galilea cuando parecía que Jesús estaba ausente. Ahora en la primera lectura escucharemos cómo el Señor habla a Job que se había quejado a Dios de sus desgracias. San Pablo afirma que desde que Jesús murió por nosotros ha comenzado una época nueva y nosotros somos creaturas nuevas.

Peticiones
Padre, gritamos en nuestra angustia y confiamos en ser escuchados, las olas se alzan a lo alto, llévanos a tiempo de bonanza.
Respondemos: – Sálvanos, Señor.  / -Toma tú el timón de mi vida.
1.- Por el Papa Francisco, para que conduzca la barca de la Iglesia a buen puerto. Oremos.
2.- Por las familias y matrimonios cristianos, para que el Señor calme las tempestades que se generan en la vida diaria. Oremos.
3.- Por quienes dudan o vacilan en su fe, para que sepan que Jesús está con ellos en medio de sus dificultades. Oremos.
4.- Por los jóvenes que realizan sus exámenes, para que el Espíritu les ayude también en sus estudios. Oremos.
5.- Por nosotros aquí presentes en la Eucaristía, y por todos los cristianos del mundo, para que seamos valientes y no tengamos que escuchar de los labios de Cristo: “¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?”. Oremos.
6.- Por nuestra comunidad parroquial, para que sea una comunidad viva y evangelizadora. Oremos.
Padre, tú que calmas las aguas y apaciguas los mares, arráncanos de la tribulación y condúcenos al ansiado puerto. Por JCNS.

Ofrendas
BARCO PEQUEÑO: Señor, como la barca del Evangelio, también nosotros sufrimos las tempestades de la vida y lo pasamos mal. También en nuestra fe a veces andamos a golpes, desinflados y no siempre firmes y fuertes.
PRISMÁTICOS: Señor, deseamos ver el horizonte y nuestro futuro con mayor claridad, necesitamos tu ayuda, saber que tu vas siempre con nosotros.

Jesús, tú acudes cada domingo a la cita, nos das tu Pan y tu Palabra, te haces presente entre nosotros y recobras nuestras fuerzas. Gracias por el regalo de la Eucaristía.