El matrimonio, signo y sacramento del amor

Imagen6

Veamos nuestra realidad:

Cada día es más común encontrar parejas que piensan que el amor es solo “por un tiempo”, “mientras dura la pasión”, o como un momento de “diversión”, pero que consideran que no es algo PROFUNDO, SÓLIDO, NI DEFINITIVO y que no requiere un compromiso PARA TODA LA VIDA.

Por otro lado, experimentamos un constante bombardeo contra el matrimonio como institución y sacramento, a través de los medios de comunicación (las novelas, por ejemplo), la experiencia (muchas veces negativa) de algunos matrimonios que han fracasado… la falta de orientación y formación para esta vocación.

Sin embargo encontramos también:
* Parejas felices, a pesar de las dificultades, que luchan por construir un hogar donde se viva el amor, la comprensión y la presencia de Dios.
* Matrimonios que, siendo muy diferentes, luchan por comprenderse, aceptarse y ayudarse a crecer.
* Esfuerzos por dar un acompañamiento más fuerte y sólido a quienes eligen este camino.

Iluminar: (algunas ideas).

* Dios quiso que el hombre “no estuviera solo” (Gn 2)
* Hombre y mujer son iguales en dignidad y complementarios.
– Sus diferencias físicas, psicológicas, emotivas, tienen como finalidad la complementariedad
– El hombre no es más que la mujer (machismo), ni la mujer más que el hombre (feminismo).
– Solo en la aceptación de la IGUAL DIGNIDAD se puede fundamentar la relación de pareja como Dios la pensó en su proyecto original.
* Características del amor conyugal (pueden agregarse otras si se cree necesario)
– Totalidad – Fidelidad
– Exclusividad
– Apertura a la vida (fecundidad)
– Complementariedad.
* De qué manera han vivido estos aspectos del amor y qué dificultades presentan.
* Las etapas del amor en el matrimonio:
a) Noviazgo: idealismo, no se manifiestan tal cual son, se guardan apariencias.                                                                    b) Crisis de una relación en serio: Se piensa ya en casarse, se descubre al otro como un ser limitado, y por tanto, con defectos y cualidades, algunos dolorosos, arraigados y difíciles.
Surge la pregunta “¿y eso será toda la vida”?
Riesgo: “Yo lo voy a cambiar”, “él me prometió cambiar”
Aunque eso no implica que el otro no pueda mejorar, manejar sus defectos, buscar una manera  positiva de ser.    c) Aceptación gozosa y matrimonio.  Tiempo de ilusión, apertura y gozar el amor.
d) Primera crisis: cierta desilusión.   Nuevo esfuerzo y aceptación. Esfuerzo por vivir EL DIALOGO Y EL PERDÓN.  e) Periodo de paz, integración y aceptación.
f) Crisis de la Paternidad y Maternidad.
Los hijos modifican la relación de pareja.
Ser padre o madre, sin dejar de ser esposo y esposa.
g) Búsqueda de nuevas formas de aceptación y crecimiento en el amor.
h) El amor maduro.
i) Cuando los hijos se van.
j) Vejez en compañía – el ocaso de la vida compartido en el amor.
Cuestionamientos actuales:
* ¿Para qué casarse?
* ¿Qué diferencia hay entre “vivir juntos”, “casarse al civil” y el SACRAMENTO del matrimonio?
* Las relaciones prematrimoniales:
– ¿Por qué no?
– La trampa del “ver si somos compatibles sexualmente”.
– Guardarse en virginidad para el don total del amor matrimonial.

Ficha de discernimiento sobre la Vocación al Matrimonio (Ficha)

logo-adobe-pdf

Descargar archivo [/fusion_text]