La corona de Adviento encuentra su origen en las costumbres pre-cristianas de veneración al sol, -porque hay lugares de inviernos muy largos- y las personas de esos pueblos que durante el frío añoraban el sol, encendían fuego y colectaban ramas de pino verdes, antes de que el frío las opacara. Esta costumbre les ayudaba a no perder la esperanza; de tal manera que, tanto la luz, como las ramas verdes, eran signo de alegre espera a la venida del sol y a la llegada de la primavera…

Algunas comunidades cristianas vieron la semilla de sabiduría que había en esta tradición de la corona de invierno y que perfectamente se podía asemejar con la espera de la venida de Jesús –el Adviento- ya que Jesús es nuestro sol que nace de lo alto.

A continuación, te dejamos el PDF: «La Corona de Adviento:  Una sensibilización para nuestros hermanos con Discapacidad», en el cual,  aparece la Motivación, Oración y Reflexión para este primer Domingo de Adviento. Con los días, irán saliendo las demás semanas de Adviento».