La Jornada Mundial de los Pobres, es una propuesta del Papa francisco para vencer el indiferentismo y el rechazo a los pobres, para despertar los sentimientos de caridad y calidad humana en cada cristiano.

Esta propuesta es solamente una introducción y motivación para los niños de la catequesis y, al mismo tiempo, una oración.

Para la actividad propiamente dicha damos algunas ideas prácticas que pueden servir de orientación.

 La elección de la actividad se puede hacer a nivel parroquial, organizando una actividad sola con todos los niños y fieles, o bien, organizando por grupos de catequesis una actividad diferente según sus posibilidades.

INTRODUCCION

¿Qué es esto de la Jornada Mundial de los Pobres?

La Jornada Mundial de los Pobres es una propuesta del Papa Francisco para acordarnos de nuestros hermanos necesitados. Él nos propone una exhortación para reflexionar, pero sobre todo nos invita a la práctica de la caridad.

Esta jornada es una gran oportunidad para aspirar al paraíso que nos ha sido alcanzado por los méritos de Jesucristo. Pero para llegar a gozar del reino de Dios, podemos comenzar desde esta vida haciendo el bien y superando el examen de la caridad fraterna. La mejor manera para aprobar este examen para la vida eterna, Jesús nos la ha señalado en el Evangelio: “Venid benditos de mi Padre… porque tuve hambre y me disteis de comer” (Mt. 25, 34-40) El examen final de la vida será el amor, el amor a los más insignificantes.

Por medio de esta jornada os invitamos a gozar de la alegría  que provoca el  dar y darse en el nombre de Dios. Como Iglesia gozad haciendo felices a los demás, gozad de ser familia que se da y se entrega a favor de los más pobres.

Se congrega a todos los chicos de la catequesis con la siguiente motivación o algo semejante.

El mensaje oficial del Papa des este año: “Este pobre gritó y el Señor lo escuchó” lo podéis descargar en:

Mensaje del Papa Francisco. 

 

Motivación:

Niños y jóvenes: sabéis que celebramos hoy dos cosas muy importantes:

el día de la Iglesia Diocesana y el día de la Jornada Mundial de los Pobres.

En este momento nos dedicaremos a organizar por grupos la Jornada Mundial de los Pobres. ¿Os imagináis de que trata? Por supuesto, de acercarnos con respeto, alegría y fe a nuestros hermanos que más lo necesitan. ¿De qué manera podemos ayudar a alguien? Vuestros catequistas os lo dirán, pero podemos adelantar que hay unas formas muy concretas que la Palabra de Dios y la Iglesia nos enseña: las obras de misericordia, entre las que destacamos:

Dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, visitar a los enfermos y a los presos… Después, vuestros catequistas os dirán como haréis en vuestro grupo para llevar a cabo esta tarea que el Papa nos ha encomendado, y que ya hace años, en el Evangelio, Jesús nos encargó llevar a cabo.


ORACIÓN

Señal de la cruz

Comenzamos, acogiendo la presencia de Dios que está entre nosotros:

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios Nuestro, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Iniciamos con la siguiente oración:

“Aquí estoy Señor para llevar tu misericordia”

(Todos con las palmas de nuestras manos hacia arriba y mirando para ellas)

Señor toma mis manos para dar comida al que tiene hambre, toma mis manos para dar bebida al que tiene sed, toma mis manos para dar ropa al que necesita vestido. R/“Aquí estoy Señor para llevar tu misericordia”

(Con las manos en el corazón)

Toma mi corazón para visitar al enfermo, para consolar al triste, para acompañar al que se siente solo, para sentir con el que sufre y ayudarlo en la medida de lo posible. R/“Aquí estoy Señor para llevar tu misericordia”

(Con las manos en la boca)

Señor toma mi voz para dar un buen consejo al que se equivoca, para orar por los difuntos, para dar una palabra de alegría a quien lo necesite. R/“Aquí estoy Señor para llevar tu misericordia”

(Todos cogidos de la mano)

Señor, tómanos, somos tus hijos, los pequeños del Reino que queremos hacer llegar tu amor a los pobres. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

 

ORIENTACIONES PRÁCTICAS

Una forma concreta de llevar a cabo el mensaje de Jesús en referencia a los pobres son las obras de misericordia; por ello, proponemos realizar al menos una de estas actividades o alguna que les suscite el Espíritu en favor de los pobres.

⇒DAR DE COMER AL HAMBRIENTO

Resultado de imagen de dar de comer al hambriento

  • Pedir con tiempo a los padres que hagan alguna empanada, bizcocho o algo similar. Que lo lleven ese día a la catequesis, o el día acordado, y caminar por el centro de la ciudad donde suele haber personas necesitadas, para allí darles un saludo y un poco de comida. (No olvidemos que el saludo, el cariño, el conocer el nombre de las personas con las que tratamos es tan importante como el gesto del alimento).
  • Dar un sobre a cada niño, que lo lleven a casa y después traigan su cooperación; hacerles saber en dónde se entregará ese dinero, de ser posible hacer una foto donde se observe el lugar y se explique lo que se hace.
  • Juntar los donativos e ir juntos a un comedor de caritas parroquial, o a un asilo de ancianos, huérfanos etc. A entregar juntos el sobre.
  • Organizar a nivel Parroquia un desayuno, comida o cena para los pobres. Cada grupo parroquial puede traer un bocadillo, o tortilla, empanada…etc. Otros pueden traer bebidas, otros pueden traer comida enlatada etc. Una vez organizado se hace la invitación concreta a conocidos que observáis pidiendo, para asegurar que alguien venga; incluso se les puede dar un regalo pequeño, una bufanda o guantes o un gorro…

DAR DE BEBER AL SEDIENTO

  • Hacer un chocolate, recorrer los lugares de la ciudad o pueblo donde hay personas pidiendo y llevarles un chocolate caliente.

DAR ROPA AL QUE LO NECESITA

  • Juntar ropa buena -que deseen regalar- para otros niños y llevarla a un ropero de Cáritas.
  • Comprar unas mantas entre todos y llevárselas a los pobres que están en la calle.

VISITAR A LOS ENFERMOS

  • Recolectar algunos juguetes buenos que quieran regalar y llevarlos al hospital de niños con cáncer.
  • Comprar unas galletas sin gluten y sin azúcar, y llevar a los ancianos enfermos.

 

⇒VISITAR A LOS PRESOS

  • Escribir una carta a los presos, contactar con el capellán de la Pastoral penitenciaria o a uno de los voluntarios y escribir una carta a uno de los presos.
  • En una pegatina escribir, “ME RECORDARÉ TODOS LOS DIAS DE REZAR POR LOS PRESOS” y pegarla en su cabecera de cama.

 

¡ELEGID UNA DE ESTAS ACTIVIDADES, O IDEAR VUESTRA PROPUESTA!

 *OJO* Con los jóvenes de confirmación se puede hacer un concurso con una propuesta práctica que sea posible. Que ellos mismos  inventen la forma de cómo llegar mejor a los pobres.

Se puede llamar el concurso del “PREMIO NOBLE”…

NOTA: En último caso, si no veis ninguna propuesta posible, al menos podéis hacer una oración grupal y una mínima cooperación económica para los más necesitados para finalmente llevarla a una asociación de confianza como Cáritas de tu parroquia, Manos Unidas, Proyecto Hombre, …