Hoy, miércoles 5 de diciembre, celebramos el Día Internacional de los Voluntarios.  El Voluntariado es la expresión de la generosidad y nobleza que hay en cada ser humano para hacerse “prójimo-próximo del que necesita, del que camina a nuestro lado”.
Hoy queremos reconocer y agradecer vuestra labor, catequistas, que sois los voluntarios por excelencia para llevar el Mensaje del Señor con su vida y, al hacerlo, fortalecen la vida y la pastoral de la Parroquia a la que pertenecéis.
La catequesis es el mejor voluntariado que tiene la Iglesia, y también del mundo. Vosotros, los catequistas, sois el voluntariado organizado más amplio y numeroso que tienen las iglesias diocesanas.
Con vuestro ministerio ponéis en juego vuestras cualidades, creatividad, tiempo y dinero.  Los catequistas, juntamente con los demás agentes de pastoral, no sólo se preocupan de darse a los demás, sino de la calidad de darse, preocupándose por su formación.
En la Diócesis de Santiago de Compostela, muchos catequistas se desplazan, a veces muchos kilómetros, cada 15 días, para reunirse en la formación de la Escuela de Agentes de Pastoral (EDAP), para seguir formándose y afrontar cada vez mejor y de manera más eclesial su preciosa tarea.
Una vez más, ¡Gracias! Porque desde vuestro ministerio evangelizador, ayudan a crear un mundo más humano y solidario, signo palpable de la cercanía del Reino de Dios entre nosotros.