El 19 de marzo se celebra en los países de tradición católica europea el día del Padre, en coincidencia con el Día de San José, el padre de Jesús.

Junto con su mujer, María, tuvo que hacer de catequista para su Hijo Jesús, y transmitirle la fe y las costumbres religiosas del pueblo judío.

En medio de esta situación que nos obliga a permanecer en casa, es una buena oportunidad para celebrar la vocación de ser padre, y poner en juego nuestra creatividad y convertir nuestros hogares en «iglesias/parroquias domésticas»; a ejemplo de san José, que con sus tareas domésticas santificó el Hogar de Nazaret.

Hacemos nuestras las palabras del Papa Francisco cuando felicitó a los padres:

“Queridos papás, ¡felicidades en su día! Sean para sus hijos como san José: custodios de su crecimiento en edad, sabiduría y gracia”