Es el lema de este año para la celebración de La Luz de la Paz de Belén. Hace referencia al pasaje de la Creación: “Dijo Dios: —Que exista la luz. Y la luz existió.” (Gn 1,3).

¿Quién está invitado?

Juntamente con los grupos scouts de las delegaciones diocesanas de Galicia, se invita a todas las personas que lo deseen, en especial, familias, niños, jóvenes, abuelos, sacerdotes, catequistas, colaboradores de la parroquia,

¿Para qué?

  1. Participar en la celebración de entrega de la Luz de la Paz de Belén en la Iglesia conventual de San Francisco, en Santiago de Compostela (22 de diciembre a las 13h).
  2. Puedes aprovechar antes para pasar un día con tu familia: visitar los Belenes monumentales que hay en el centro de Santiago y muy cerca de la Iglesia de San Francisco; así como dejarte empapar por el ambiente de la ciudad que ya habla de Noche Buena y Navidad.
  3. También puedes disfrutar de la pista de patinaje sobre hielo más grande de Galicia que está situada en el centro comercial de Fontiñas.
  4. Tráete una vela o un candil a la celebración y llévate después esta luz como signo de paz.

¿Qué hacer al volver de la celebración?

Lleva la Luz de la Paz de Belén de regreso con tu vela o tu candil:

  • a tu parroquia, para compartirla con tu comunidad de fe;
  • a tu casa, para regalarla a tu familia y que alumbre en los hogares;
  • o a alguien que la precise, porque se encuentre solo, sin esperanza ni ilusión, … y necesite de la luz y del calor de la fe

Que no se te apague porque tienes una gran misión en las manos, …

¿Cuál?

La luz que has traído te ha comprometido con una misión: ser misionero de la luz.  Esta tare la puedes realizar de muchas maneras:

  1. Anímate y anima a hacer una Vigilia u Oración en tu parroquia, o una celebración festiva de acogida de la luz antes de la Eucaristía, de modo que toda  la comunidad pueda recibirla; y otra celebración de envío de la luz, al concluir la misma, para llevarla a los hogares de las familias, a las casas de los enfermos a través de sus visitadores, a las personas que esperan la comunión en sus casas a través de los ministros de la comunidad, a los asilos de ancianos, … Para que todos puedan sentir la luz de Belén cerca.
  2. Con esta luz también se pueden encender la luz del Portal que hayas montado en la Iglesia, y la de los que tenemos en nuestras casas. Te ofreceremos también una celebración para que puedas encender también la luz de la lampara del Santísimo, con el compromiso de que no se apague en todo el año y se mantenga así encendida hasta las próximas navidades. Así nos recordaremos durante todo el año que la Palabra de Dios se hizo Carne en Belén hace 2000 años; lo mismo que en cada Eucaristía se hace cuerpo y sangre de Jesús.
  3. Igualmente, juntamente con la distribución de la luz a la salida de la misa, o por las calles del pueblo, o llevándola a los asilos, hospitales, … puedes realizar la actividad de sembradores de estrellas.

¿Qué hacer en las parroquias que no han podido participar en esta celebración?

Si no puedes participar, puedes igualmente llevar la Luz de la Paz de Belén a tu parroquia o comunidad. Sólo hace falta que averigües quién ha recogido la luz cerca de ti y se la pidas, y que después descargues los materiales que te ofreceremos en esta página y los adaptes según tus posibilidades.