Se celebrará este fin de semana en toda la Iglesia la I Jornada Mundial de los Pobres, una iniciativa fruto del Jubileo de la Misericordia. El Papa Francisco nos dice con frecuencia que “los pobres nos evangelizan siempre, nos comunican la sabiduría de Dios, misteriosamente”. La Iglesia es consciente, por ello, de que no solo está llamada a evangelizar a los pobres con la “Palabra” y con las obras evangélicas, sino a dejarse evangelizar por ellos, donde Cristo Maestro se hace presente, porque en ellos ha querido quedarse también (v. Mt 25, 40).

De este modo, este fin de semana no nos quedemos sólo con servir a Cristo en los pobres con todas las iniciativas que se nos sugieren realizar, ofreciéndosenos tantos materiales. Consideremos, además, que con todas estas iniciativas, al encontrar a los pobres, estaremos realizando una verdadera catequesis, y ellos mismos nos estarán haciendo de catequistas, echándonos incluso una mano en nuestra hermosa tarea.

Querido catequista, ¡deja que este fin de semana los pobres sean los catequistas; también tu catequista! Y no te olvides que los pobres siempre los tendremos con nosotros (cf. Mt 26, 11), para servirlos y para que ellos nos evangelicen, siempre. Que este fin de semana sea la primera de muchas de estas catequesis hechas por catequistas tan especiales.

Miguel L.V.
Delegado de Catequesis de Santiago de Compostela