Por tercer año consecutivo se celebra en toda la Iglesia la Jornada Mundial de los Pobres. Una convocatoria puesta en marcha por iniciativa del papa Francisco, y que se conmemora en todo el mundo este domingo 17 de noviembre.

El objetivo de esta que es ya la tercera edición es:

“ser testigos de la esperanza cristiana en el contexto de una cultura consumista y de descarte, orientada a acrecentar el bienestar superficial y efímero” que haga posible «un cambio de mentalidad para redescubrir lo esencial y darle cuerpo y efectividad al anuncio del Reino de Dios».

Se han preparado una serie de materiales de tipo catequético para celebrar esta Jornada y que sirvan para dar protagonismo a los pobres y pueda ser vivida por toda la Iglesia —diócesis, parroquias, comunidades, movimientos, asociaciones, instituciones— como un momento privilegiado de evangelización.

Un mensaje para todos y cada uno de los cristianos, para toda la Iglesia

El mensaje del santo Padre Francisco, para la III Jornada Mundial de los Pobres gira en torno al salmo 9,19 del cual brota el lema para este año: La esperanza de los pobres nunca se frustrará.
Describe algunas causas del empobrecimiento como la iniquidad y las modernas formas de esclavitud que abren una brecha cada vez más grande entre ricos que son muy ricos y pobres cada vez más pobres. El Papa Francisco, señala que se ha creado una arquitectura hostil no sólo para empobrecerlos sino para hacerlos desaparecer y que no cuenten más en nuestras sociedades.
A pesar de la tristeza por la injusticia, el sufrimiento y la amargura, se define al pobre como “aquél que siempre confía en el Señor” y “tiene la certeza de que nunca será abandonado”, porque Dios interviene en su favor escuchando, interviniendo, protegiendo, definiendo, redimiendo y salvando.
La voz de los profetas sigue siendo actual al decir: “El día del Señor” sustituirá la arrogancia de unos pocos por la solidaridad de muchos (cf. Am 5,18; Is 2-5; Jl 1-3). Y el imperativo de nuestro Señor Jesucristo nos sigue urgiendo: “Cada vez que lo que hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños conmigo lo hicisteis” (Mt 25,40).

Celebrar la Jornada Mundial de los pobres en la catequesis

La Iglesia, estando cercana a los pobres, reconoce su vocación a no permitir que nadie se sienta extraño o excluido, porque nos implica a todos en un camino común de salvación como dice nuestro lema para este año catequético: “Xuntos por una catequesis más viva”.
Por tanto Xuntos necesitamos hacer una opción, un compromiso y dar esperanza a los últimos, a aquellos que la sociedad descarta y desecha. El Papa Francisco nos da algunas pautas para concretizarlas en nuestra comunidad, sabiendo que si hacemos algo con los pobres, ellos nos salvan porque en ellos palpamos el rostro de Jesucristo.
Xuntos como familia, xuntos como grupo de catequesis, xuntos como club de amigos podemos dar esperanza: basta con detenerse, sonreír y escuchar a jóvenes y ancianos solos a los que se puede invitar a entrar en casa para compartir una comida; hombres, mujeres y niños que esperan una palabra amistosa.

Por ello, nos podemos preguntar:

– Xuntos, ¿qué podemos hacer por las familias migrantes, que por diversos motivos han tenido que dejar sus lugares de origen?
– Xuntos, ¿qué podemos hacer por los huérfanos que han perdido a sus padres o que han sido separados violentamente de ellos a causa de una brutal explotación?
– Xuntos, ¿qué podemos hacer por los jóvenes en busca de una realización profesional a los que se les impide el acceso al trabajo a causa de políticas económicas miopes?
– Xuntos, ¿qué podemos hacer por las jóvenes víctimas de tantas formas de violencia, desde la prostitución hasta las drogas, y humilladas en lo más profundo de su ser?
– Xuntos, ¿qué podemos hacer por los millones de inmigrantes víctimas de tantos intereses ocultos, a los que se les niega la solidaridad y la igualdad?
– Xuntos, ¿qué podemos hacer por las personas marginadas y sin hogar que deambulan por las calles de nuestras ciudades?
– Xuntos, ¿qué podemos hacer por los pobres en los vertederos recogiendo lo necesario para poder subsistir?

Materiales