El pasado jueves, día 25, a partir de las once y media de la mañana, en el aula Juan Pablo II, de la Oficina de Prensa de la Santa Sede en Roma, se presentaba oficialmente para todo el mundo el que será el nuevo directorio general para la catequesis. Aunque su título será más breve: Directorio para la Catequesis.

Sustituye al anterior directorio, del año 1997 y está firmado por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización. De hecho, quien presentaba este directorio era su presidente, Mons. Rino Fisichella, su secretario, Octavio Ruíz Arenas y el delegado especial para la catequesis Mons. Franz-Peter Tebartz-van Elst.

Se trata de un nuevo directorio, y como tal pretende dar directrices, indicaciones, perspectivas orientaciones para que los distintos organismos de la Iglesia, encargados de la catequesis puedan realizar su tarea evangelizadora. Por lo tanto, las Conferencias Episcopales, los Equipos Regionales de Catequesis, las Delegaciones y Oficinas de Catequesis en las Diócesis, en distintos niveles están llamados e invitados a acoger estas indicaciones y a organizar la catequesis conforme a ellas.

Se trata de un Directorio más amplio que el anterior, porque el magisterio eclesial entorno a la catequesis fue muy rico en los últimos años. De hecho, un momento muy especial para la Catequesis fue cuando el Papa Benedicto XVI, en el año 2013, transfirió las competencias de Catequesis al actual Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización; anteriormente se encontraba en la Congregación para el Clero. Es un cambio significativo para la Catequesis.

Es un documento que consta de tres partes y doce capítulos:

– la primera de ellas, dedicada a La Catequesis en la Misión Evangelizadora de la Iglesia,

– la segunda parte, titulada el Proceso de la Catequesis,

– y la tercera parte se titulaba La Catequesis en las Iglesias Particulares.

Por lo tanto, las tres partes responden a las siguientes preguntas:

– primera parte: qué es la catequesis en este nuevo contexto de evangelización,

– la segunda parte, cómo se hace la catequesis,

– y la tercera parte, quién realiza la catequesis según los diversos escenarios que existen actualmente para ella.

Quizás, esta es la parte más interesante, pues es un momento donde se recogen los nuevos desafíos, los nuevos contextos, los nuevos ambientes donde la catequesis tiene que realizarse.

Creo que para nuestra Iglesia de Santiago de Compostela se trata de un documento que nos dará orientaciones importantes para seguir renovando nuestra catequesis.