I Domingo de Cuaresma. Mc 1, 12-15. 21 de febrero 2021

Marcos señala que Jesús fue conducido al desierto y ahí convivía con las fieras salvajes y los ángeles le servían (cf. Mc 1,13). La imagen del desierto es antagónica a la del Jardín del Edén, sin embargo, en este lugar inhóspito se da la reconciliación y la salvación. El evangelista muestra en Jesús al Mesías que reconcilia y trae la paz a toda la creación.

El EcoEvangelio de esta semana nos invita a introducirnos al desierto de la cuaresma y a ejemplo de Jesús rechazar toda tentación que nos confronte con la creación.

Estos cuarenta días pueden ser propicios para «examinar nuestras vidas, y reconocer de qué modo ofendemos a la Creación de Dios con nuestras acciones y nuestra incapacidad de actuar» (LS 218).

Si gustas leer la reflexión completa que acompaña este Ecopost, descárgala enseguida y compártela.