A continuación, os dejamos una reflexión del VI domingo de Pascua, un eco de la Palabra de ayer Domingo.