Tras haber celebrado el pasado sábado, día 9 de marzo, la Asamblea Diocesana de Catequistas, y con ella el «Día del Catequista en la Diócesis», este domingo festejaremos, en todas las parroquias de nuestra Diócesis compostelana, el «Día la Catequesis».

Con esta efemérides queremos hacer conscientes a los miembros de la comunidad de la importancia de la catequesis y de los catequistas para la vida de las parroquias: ¡sin duda alguna, la catequesis es la actividad pastoral más consolidada y más difundida de nuestras parroquias!

Es que con la catequesis nos jugamos mucho en la Iglesia y en nuestras parroquias, porque

  • sin ella, el anuncio y la predicación evangélicas no tendrían continuidad en un proceso de maduración y personalización de la fe en la vida de los niños, adolescentes, jóvenes y adultos;
  • sin ella, por otro lado, el resto de actividades pastorales parroquiales no tendrían una base sólida sobre la que sustentarse y realizarse, ya que la catequesis consolida la vida de fe y prepara cristianos en la Iglesia y en el mundo.

Al final de la Eucaristía con la que se concluía la Asamblea de Catequistas del pasado sábado, presidida por el Sr. Arzobispo, D. Julián Barrio Barrio, se entregaba un sencillo signo para que los catequistas se lo llevasen a sus parroquias de origen, y fuese utilizado, precisamente, en esta Jornada diocesana de la catequesis en las parroquias. Se trata de un pergamino con un mapa de los tres lugares significativos y simbólicos de la vida de Moisés, el personaje bíblico que en esta ocasión se tomó como icono o figura modélica de «catequista acompañante».

Este mapa, cuyas dos primeras partes sirvió para marcar la marcha y el desarrollo de toda la jornada de la Asamblea de catequistas, quiere tener ahora su continuidad, una semana después, en este domingo día 17, centrándose en el último de los espacios:

  • Concretamente, durante el sábado pasado, simbólicamente caminábamos por Egipto, que significa la esclavitud, por medio de una fantástica ponencia, impartida por Fr. Miguel de la Mata Merayo («Como Moisés, acompañantes en el camino de la fe»).
  • También trascurrimos un tiempo por un segundo espacio, el Desierto, lugar del Éxodo y de la purificación y santidad del pueblo (con momentos para visitar los stands catequéticos, la comida, los talleres con experiencias en torno a la catequesis y la Eucaristía de envío). Al accedimos tras atravesar el Mar Rojo, signo de liberación de Dios, por medio de una preciosa Celebración llena de elementos simbólicos en el Monasterio de las Madres Benedictinas de san Paio de Antealtares.
  • Tras la misa, fuimos enviados con el mapa que nos entregaba el Sr. Arzobispo, a un tercer espacio simbólico, la Tierra prometida, que son nuestras comunidades parroquiales.

Queremos indicar así, simbólicamente, a comunidades y a catequistas, que a pesar de tantas jornadas de dureza a lo largo de las actividades pastorales del año, que parecen largos desiertos, y tras haber vivido una preciosa jornada el pasado sábado con catequistas de todas las partes de la Diócesis, ahora tenemos que retornar a nuestras comunidades: porque éstas son la “tierra prometida” en donde estamos llamados a desarrollar nuestro servicio como catequistas.

Junto con el signo-mapa, hemos preparado un sencillo pliego, que se ha entregado en la carpeta de materiales el día de la Asamblea, y que se encuentra también disponible en nuestra página <catequesisdegalicia.com>.

El pliego contiene el guión litúrgico para celebrar este domingo el día de la catequesis en las parroquias, así como dos temas para la reflexión en grupo sobre la figura de Moisés y su herencia. Este material se propone para ser usado en diversos modos:

  • en el equipo de catequistas de la parroquia;
  • en otros grupos parroquiales;
  • con los papás de los niños de la catequesis;
  • o como material de reflexión y meditación personal para esta Cuaresma.

¡FELIZ DÍA DE LA CATEQUESIS EN LAS PARROQUIAS!

Y

¡GRACIAS, CATEQUISTAS, POR LO QUE SOIS Y HACÉIS!