«Queridos catequistas: me dirijo a vosotros con inmensa gratitud (…) habéis trabajado muchísimo, demostrando un compromiso total con esta labor de acompañar en la fe a tantas familias de vuestras parroquias (…)