El pasado sábado se reunía la Comisión para la formación de catequistas de la Escuela Diocesana de Agentes de Pastoral (EDAP) de la Diócesis de Santiago. El obispo auxiliar de Santiago, D. Jesús Fernández González, que inició y dirige personalmente esta experiencia surgida tras el Sínodo Diocesano (2013), también estuvo presente durante las sesiones de trabajo.

Un rico pasado de formación de catequistas en la Diócesis

Durante las últimos décadas, en la diócesis compostelana, así como en las cuatro Diócesis gallegas restantes, se han invertido y realizado una gran cantidad de esfuerzos en la formación de los catequistas.

Este empeño se había traducido en la creación de una amplia y rica red de escuelas de catequistas de diverso género (para catequistas de base, animadores de catequistas, …), las cuales, tal y como subrayaba D. Jesús e su intervención, se habían extendido en las diversas zonas pastorales, arciprestazgos y parroquias.

Las populosas Asambleas de Catequistas de Galicia, que durante casi dos décadas organizaron el Equipo de catequesis de Galicia, da prueba tanto del gran número de catequistas como de la vivacidad de la catequesis de ese época.

Los catequistas constituyen, sin miedo a equivocarnos, los principales agentes de nuestra pastoral diocesana y parroquial, pues año tras año es el colectivo más amplio y mejor organizado en torno a una de las acciones considerada prioritaria y esencial en la Iglesia y en la nueva evangelización: la catequesis.

Con el fin de dotar a estas escuelas de un adecuado material, hace años el Equipo de Catequesis de Galicia elaboraba un primer volumen titulado «Escuela de catequistas I: catequética». Este libro se convirtió en una referencia no sólo dentro de nuestra geografía gallega, sino en el resto de España, y fuera de ella. Esta publicación, por su calidad y novedad, sería la base  del primer volumen de una colección dedicada a la formación de catequistas, que una conocida editorial de extensión nacional e internacional publicaba con el título «Los fundamentos de la catequesis».

Un futuro prometedor con la EDAP y la renovación de la formación de catequistas

Con el inicio este año de la especialidad de catequesis en la EDAP y su itinerario de formación de dos años «Discípulos misioneros», la Delegación de Catequesis se está afanando por elaborar los nuevos materiales de formación para los catequistas asistentes. Precisamente, este primer itinerario formativo ofrecido por la EDAP cuenta con dos partes. La primera, de predicación o catequesis kerigmática (30 minutos) pretende formar en  el «discipulado» (seguimiento de Jesús); la segunda, de formación específica en uno de los ministerios (1 hora), cultiva la parte del «apostolado» (envío o misión de Jesús). El itinerario se completa con dos retiros, uno al comienzo de Adviento y el otro de la Cuaresma, y con las asambleas pastorales de inicio de Curso y la Gran Asamblea de Clausura del año pastoral.

Estos nuevos materiales pretenden dar continuidad al primer volumen referido de formación, «Escuela de Catequistas», preparado hace años por el Equipo de Catequesis de Galicia, y que tanto éxito y frutos ha dado hasta el día de hoy. Si este primer libro tuvo el gran acierto de definir la catequesis surgida tras el Concilio Vaticano II, a partir de la exposición de sus fundamentos (¿Qué es la catequesis?); por su parte, el nuevo material buscará formar en el hacer de la catequesis (¿cómo se realiza o hace catequesis?), partiendo de sus tareas, señaladas por el Directorio General para la Catequesis (1997), y a la luz de los nuevos tiempos.

Esta nueva perspectiva formativa, responde al objetivo general de la EDAP, que busca formar agentes capacitados para las futuras Unidades Pastorales (UPAS). Esto supone que, juntamente con un adecuado conocimiento teológico, se espera que los asistentes a la Escuela adquieran una competencia práctica y específica en los diversos ministerios eclesiales.

Por lo tanto, se trata de capacitar a los catequistas para trabajar como animadores y coordinadores de la catequesis, y como formadores y acompañantes de los catequistas, en las futuras Unidades Pastorales, que están previsto se creen en la Diócesis durante los próximos años para asegurar una adecuada atención pastoral en todo el territorio. Se trata de una formación que, consecuentemente y siguiendo el espíritu del Sínodo (=»caminar juntos»), pretende asegurar una capacidad de trabajo inter-parroquial y en equipo. De hecho, el equipo formativo de cada escuela, compuesto por al menos dos animadores laicos de diversas parroquias para la formación específica, y dos sacerdotes que desarrollen las funciones de predicador y coordinador respectivamente, pretende convertirse en una primera experiencia real de trabajo en equipo dentro de una UPA; como si se tratase de la célula germinal de una experiencia que aspira a difundirse en la entera Diócesis.

Además, los nuevos materiales presentan las siguientes características:

  • siguen un itinerario temático de acuerdo con las dimensiones de la fe señaladas por el Catecismo de la Iglesia Católica y las tareas de la catequesis;
  • presentan un especial interés por las dimensiones kerigmática y mistagógica de la catequesis , tal y como nos pide el Papa Francisco en la Evangelii Gaudium;
  • buscan el cuidado de la dimensión espiritual de la catequesis y de la espiritualidad del catequista;
  • atienden a la dimensión vocacional y al necesario acompañamiento del catequista;
  • combinan el sistema formativo presencial y la modalidad online, a través del uso de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación;
  • emplean para ello una metodología más activa y participativa en la sesiones formativas presenciales, y más interactiva en las sesiones online.

Está previsto que estos materiales estén disponibles a finales de este año, que será cuando se terminen los cuatro primeros temas sobre los ministerios laicales en la Iglesia, y se dé comienzo a la formación ministerial específica en cada escuela (pastoral familiar, pastoral de la salud, caritas, catequesis, liturgia y curso complementario sobre pastoral de la santidad).

Delegación de Catequesis de Santiago de Compostela