Estamos en la Semana del Señor, un domingo prolongado. Estamos en la octava de Pascua que debería ser la semana más alegre y festiva del año. No podemos callar lo que hemos vivido, Jesús el que fue crucificado ¡Ha resucitado!
Hemos esperado durante cuarenta días, nos hemos preparado cada viernes para dar el paso con Él. Ahora os pregunto: ¿Hemos dado ya el paso? ¿Hemos dado el salto de la muerte a la vida… el cambio transformante del sufrimiento a la esperanza y del dolor al amor? ¿O aún estamos perplejos, atónitos, o no nos hemos enterado?

A continuación te dejamos una motivación para este tiempo de Pascua…