Hoy comenzamos un nuevo tiempo lleno de alegría y de esperanza, el Adviento. De este modo daremos el «pistoletazo de salida» al «Ciclo A», y nos servirá de preparación para la Navidad, momento en el cual nuestro Dios se hace niño, en el seno de una familia, en el portal de Belén.

Todas las parroquias y muchos hogares preparan y recuerdan este gran momento colocando un belén. Por eso, dada la gran relevancia que tiene esta representación, el Papa acaba de escribirnos una Exhortación Apostólica, «Admirabile signum«, sobre el significado y el valor del belén, al que cataloga de «Evangelio vivo».

Pulsa en la siguiente imagen y podrás leer el texto íntegro: