La Bendición de la mesa es una costumbre antiquísima entre los cristianos; y, anteriormente, entre nuestros hermanos mayores, los judíos.

En los relatos evangélicos se puede observar como el propio Jesús, nuestro Señor, lo hacía. No sólo en la última Cena, sino que, por ejemplo, antes del milagro de la multiplicación de los panes y peces, bendice al Padre, pronuncia la bendición de agradecimiento. Lo mismo hacen los discípulos, como se puede apreciar en el libro de Los Hechos de los Apóstoles y otros del Nuevo Testamento.

La bendición de la mesa es una acción de gracias, y una sencilla petición, que sigue la estela del Padrenuestro, la oración que Jesús nos enseñó, y donde pedimos: ‘Danos hoy nuestro pan de cada día’, recordando así la procedencia de esos y de todos los bienes.

Te animamos a que bendigas la mesa cada vez que te sientes a comer, pero con más motivo lo hagas en la gran noche de Navidad.

Os dejamos unas ideas en los siguientes enlaces, y que esperemos que os sean de utilidad:

¡Feliz Navidad!

Fuente: concatedralalicante.com