Hoy se clausura en Roma de manera oficial, el Año de la Misericordia. Transcurridos 348  días en el que hemos vivido y celebrado  un Jubileo extraordinario, damos gracias a Dios por todo lo vivido. Han sido muchas las maneras en las que se ha vivido y celebrado, ha sido una ventana temporal que se nos ha abierto para permitirnos borrar nuestros pecados y reconciliarnos con Dios. Para ello, se nos invita a todos los fieles del mundo a:

  • Cruzar el umbral de al menos una Puerta Santaresized_catedral
  • Confesarnos
  • Comulgar
  • Rezar por las intenciones del Papa

Con este fundamento el Papa pretendía sacar a la luz uno de los pilares fundamentales de la Iglesia, LA MISERICORDIA. De ella, la Iglesia debe ser sana portadora. Los fieles debemos llevarla en cada instante de nuestras vidas. También explicó el Papa, que la Iglesia tiene necesidad de hacer visibles los signos de la presencia y de la cercanía de Dios.logo

Todo esto se ve ilustrado en el logo del Jubileo. En él se puede observar el Hijo que carga en su espalda al hombre extraviado. Destaca el lema “Misericordiosos como el Padre” (Misericordes sicut pater) -título que se ha cogido del Evangelio de san Lucas-. Representa un llamamiento a vivir la vida de manera misericordiosa como el Padre: no juzgar ni condenar sino perdonar donando amor y perdón.

 

Para facilitar el perdón a todas las personas, el Papa creó la figura del Misionero de la Misericordia: “sacerdotes -de toresized_misionerosdas las partes del mundo- que debían ser, en primera persona, testimonios de la cercanía de Dios y de su modo de amar”. Su misión es la de perdonar algunos pecados reservados a la Sede Apostólica: la profanación de las especies (hostias y vino consagrado) de la Eucaristía, robándolas para algún propósito sacrílego, el uso de la fuerza física contra el Romano Pontífice, la absolución de un cómplice en un pecado contra el sexto mandamiento (por ejemplo, si un sacerdote tiene relaciones sexuales con una mujer o con otro hombre, luego lo confiesa y lo absuelve de ese pecado); y la violación del secreto de confesión.

El Miércoles de Ceniza, los Misioneros de la Misericordia fueron enviados por el Santo Padre para realizar su misión en todo el mundo.

Para vivir este gran momento se han realizado muchos Jubileos en Roma:

– 19/21 enero de 2016: Jubileo y encuentro internacional de los trabajadores de las parroquias, centros de peregrinos, rectorados y santuarios.

– 10 de febrero 2016: Llegada de los Misioneros de la Misericordia

– 22 de febrero 2016: Jubileo de la Curia Romana, del Gobierno y de las Instituciones de la  Santa Sede

– 1 de abril de 2016: Jubileo para los que se adhieren a la espiritualidad de la Divina Misericordia

– 23/25 de abril de 2016: Jubileo de los jóvenes

– 27 de mayo de 2016: Jubileo de los Diáconos

– 1 de junio 2016: Jubileo de los Sacerdotes

– 10 de junio de 2016: Jubileo de los enfermos y discapacitados

– 26/31 de julio de 2016. En Cracovia, Jubileo de los jóvenes y jornada de la juventud

– 2 de septiembre 2016: Jubileo de los trabajadores y voluntarios de la Misericordia

– 23 de septiembre 2016: Jubileo de los Catequistas

– 7 de octubre de 2016: Jubileo mariano

– 6 de noviembre de 2016: Jubileo de los presos

– 11 de noviembre de 2016: Jubileo de las personas sin techo

foto-principalDurante el Jubileo de los Catequistas realizado en Roma, el Papa los animaba a que pusieran ”por encima de todo el anuncio principal de la fe: el Señor ha resucitado. No hay un contenido más importante, nada es más sólido y actual.”

También mencionó que solo  amando a Dios se puede transmitir el amor al resto del mundo. Les dijo que las catequesis deben reflejar el mandamiento nuevo de Jesús: «Que os améis unos a otros como yo os he amado». Este mandamiento, puede cumplirse siempre y cuando todos lo quieran de verdad. Sólo se proclama a Dios a través del encuentro, la escucha y dando la bienvenida a las personas con la alegría de Cristo y la alegría por la Resurrección.

En cada diócesis se ha vivido también el Año de la Misericordia y el peregrinar al que nos llamaba el Papa Francisco. En la nuestra, se han realizado varios Jubileos: parroquiales, de arciprestazgos, jóvenes, catequistas….

En el Jubileo de los Catequistas, se nos invitaba a tirar las piedras de nuestra mochila que han sido recogidas a lo largo de nuestros caminos. Los catequistas fueron animados a salir de su tierra, dejar las comodidades, las inseguridades y la casa; tenemos que salir y caminar hacia nuevos lugares para educar en la fe y también, a confiar como Abraham.jubileo

 

Por todo esto….ha sido….

UN AÑO DE GRACIAS, Y PARA DAR GRACIAS